Filtración

 

FILTRACIÓN

Un tratamiento de filtración es necesario, cualquiera que sea el campo de aplicación o utilización del agua. La filtración se usa para obtener agua de buena calidad eliminando los sólidos en suspensión, el color, la turbidez y la materia orgánica del agua, consiguiendo que ésta esté clara y transparente.

La presencia de sólidos en suspensión en el agua puede dar lugar a la existencia de colonias bacterianas en lugares donde estos sólidos podrían acumularse por falta de flujos o flujos muy lentos. Estos sólidos pueden clasificarse por su tamaño en sólidos desde micras hasta 1 mm de diámetro, los que tienen un diámetro por debajo de los 0.5 mm se llaman partículas coloidales.

En función del problema del agua a resolver hay diferentes procesos y tipos de filtros.

GALERÍA. TRATAMIENTO DE FILTRACIÓN

FILTROS BICAPA

Un filtro bicapa ó multimedia es un lecho filtrante que contiene dos materiales; siléx y antracita, que elimina los sólidos en suspensión, turbidez y color del agua.

La filtración bicapa aprovecha las ventajas de combinar dos medios filtrantes, antracita y siléx, lo que permite una filtración en profundidad, con una mejor retención de sólidos.

La antracita como medio filtrante es ideal, ya que sus granos presentan una alta dureza y un bajo contenido en contaminantes solubles, posee una baja densidad, forma angulosa y excelente friabilidad, lo cual proporciona una elevada capacidad de retención de sólidos en suspensión en la parte superior del lecho.

El Silex debido a su elevada densidad y baja granulometría evita que los granos alcancen la superficie del lecho filtrante.

FILTROS DE CARBÓN ACTIVO

El carbón activo es un producto de muy alta capacidad para retener contaminantes de diversos fluidos.

El carbón activo que empleamos en nuestros filtros es de cascarilla de coco que tiene la cualidad de una alta dureza a la fricción o rompimiento y con más proporción de microporos con lo que es el más adecuado para retención de moléculas pequeñas.

El grano de carbón activo posee poros que absorben eficazmente el gusto, el olor y los compuestos colorantes que contiene el agua, así como materia orgánica, cloro residual, organoclorados, etc.

La filtración por carbón activo se usa para retener contaminantes orgánicos, como pesticidas, fenoles, detergentes, aceites disueltos y compuestos carcinógenos.

Un filtro de carbón activo se emplea como pretratamiento del agua de aporte a ósmosis inversa y como filtro decloradór para evitar sustancias perjudiciales a la calidad del aceite de oliva, en el proceso de elaboración del mismo.

FILTROS PARA ELIMINAR ARSÉNICO

El Arsénico en suministros de aguas potables tiene que tener un nivel de concentración por debajo de 10µg/l. Para eliminar arsénico se recurre a técnicas de filtración de lecho.

Para la eliminación de Arsénico se utiliza filtros con material filtrante basado en un compuesto férrico adsorbente granular que tiene la capacidad de retener el Arsénico cumpliendo con la norma y mejorando con ello la calidad del agua.

Este compuesto férrico adsorbente granular cumple la norma UNE 15029 para el tratamiento de agua potable, según el RD 140/2003 y la Orden SAS/1915/2009 sobre sustancias para el tratamiento de agua destinada a la producción de consumo humano.

FILTROS DE ELIMINACION DE HIERRO Y MANGANESO

Las aguas que contienen hierro y manganeso, pueden ser problemáticas dada su capacidad de producir manchas o de dejar residuos de óxidos.

Para la eliminación del hierro y manganeso se emplea un material como la pirolusita (bióxido de manganeso).

La pirolusita puede ser utilizada en el tratamiento de agua destinada a consumo humano. Este producto cumple con los requerimientos de la Norma Europea EN 13752.

El funcionamiento de un filtro de pirolusita consiste en la oxidación del hierro y manganeso presente en el agua, reteniendo en el lecho del mismo estos dos componentes.

Este sistema de lecho bicapa tiene la ventaja de no usar ningún regenerante, no se consume durante el proceso de lavado, teniendo un tiempo de vida útil muy alto.

TIPOS DE VÁLULAS AUTOMÁTICAS PARA FILTROS

Para la correcta operación de lavado de los filtros se  incorpora un sistema automático de control y lavado, por medio de válvulas automáticas ó autómatas de programación.

Las válvulas automáticas pueden ser de varios tipos en función de las necesidades de deseadas: válvulas cronométricas, válvulas volumétricas y válvulas volumétricas con alternancia, (dupléx).

  • Filtro con válvula cronométrica, realiza el lavado del lecho filtrante en ciclos de 24 horas.
  • Filtro con válvula volumétrica, realiza el lavado del lecho filtrante por volumen de agua producida.
  • Filtro con válvula volumétrica con alternancia, (dupléx), posee dos columnas de lecho de filtro, realiza el lavado por volumen de agua producida, alternando el funcionamiento de cada columna y manteniendo de forma constante un paso de agua durante 24 horas sin interrupción.
  • Filtro industrial de válvulas de diafragma, mandada por autómata y pilotada de forma neumática o hidráulica. Puede ser de funcionamiento cronométrico, volumétrico ó dupléx con alternancia, también mandado por diferencial de presión. Este sistema es más fiable en cuanto a posibles averías que los de válvula integrada en cabeza y permite al cliente poder actuar sobre el equipo más fácilmente que los de válvula integrada.