Filtros de polifosfatos

SOBRE EL POLIFOSFATO

El polifosfato es un producto sólido de cristales vítreos irregulares e incoloros con excelentes cualidades como estabilizador de dureza y con propiedades secuestrantes y dispersantes de las durezas cálcicas y magnésicas.

Tiene una velocidad de disolución que depende del tamaño de los cristales, del tiempo de contacto y del caudal de agua.

El polifosfato ha demostrado una elevada eficacia en el tratamiento de aguas potables y de proceso, ya que:

  • Estabiliza el Carbonato de Calcio en sistemas de agua fría y caliente (hasta, aprox. 80ºC), evitando así la formación de incrustaciones calcáreas que impiden la transferencia de calor y el paso del agua.
  • Previene la precipitación. Secuestra los iones de metales pesados, tales como hierro y manganeso.
  • Evita la aparición de aguas rojas. Reduce la corrosión, a través de la formación de una película protectora en toda la red y máquinas en contacto con el agua tratada.
  • Remueve, gradualmente, las incrustaciones ya existentes.

Dependiendo de la composición del agua, de la temperatura y de su utilización, deberán ser detectados de 2 a 5 mg/l (ppm) de el Polifosfato en el agua a tratada. El Polifosfato, se dosifica mediante un filtro especial donde se alojan los cristales de polifosfatos. Este tipo de filtro debe ser calculado para que sea apropiado para esta aplicación. Escoger correctamente el filtro y su carga de polifosfatos es en función del caudal (litros/hora) es de extrema importancia para la obtención de buenos resultados.

El Polifosfato de Sodio forma parte de la Lista de Sustancias Utilizadas en el Tratamiento del Agua de Consumo Humano, del Real Decreto 140/2003 de 7 de Febrero, Anexo II, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. Norma UNE-EN 1212:1998.

GALERÍA DE IMÁGENES