Cloración

 

El cloro es un potente oxidante con un alto poder de reacción con un número elevado de sustancias. El agua  puede contener ciertas sustancias como, organismo vivos, materia orgánica, sustancias oxidables, etc. El cloro y sus compuestos se utilizan como desinfectante para la destrucción de gérmenes patógenos en el agua.

Para una correcta desinfección del agua se necesita un tiempo mínimo de contacto de 30 minutos, al cabo del cual la dosis de cloro residual debe de ser de 0.2 a 1 mg/l.

Para el Cloro el valor de pH tiene una gran importancia. El efecto del cloro será mayor cuanto menor sea el valor de pH. Disponemos de dos sistemas diferentes de dosificación y control del cloro, en función si el agua es de red o de pozo.

CENTRALITA AUTOMÁTICA DE CONTROL Y DOSIFICACIÓN DE CLORO

La centralita automática de control y dosificación de cloro permite el ajuste de la dosificación de una forma totalmente exacta y fiable manteniendo el residual de cloro entre un máximo y un mínimo predeterminado.

En la centralita de cloración, el agua del depósito a tratar es recirculada hasta el panel de la centralita, la lectura pasa de la sonda al regulador MT-640 que traduce la señal eléctrica recibida y en función de los valores máximos y mínimos predeterminados dará la señal a la bomba dosificadora para la inyección de cloro.

El residual de cloro aparece en todo momento en la pantalla del regulador expresado en mg/l.

En la centralita de cloración podemos además medir otros parámetros como pH, conductividad, redox y ozono y  temperatura.

GALERÍA. CENTRALITA DE CLORACIÓN.

EQUIPO DE DOSIFICACIÓN PROPORCIONAL DE CLORO

Cuando el agua proviene de pozo se puede emplear un sistema de dosificación de cloro proporcional y volumétrico al caudal de paso del agua.

Este sistema proporcional y volumétrico consiste en un contadór-sensór de agua insertado en tubería que emite unos pulsos de forma proporcional al caudal de agua que pase en cada momento.

La bomba dosificadora traduce estos pulsos en forma de inyección de cloro. La dosificación de cloro es exacta y proporcional al volumen de agua que pasa en cada momento.